Revista Maremagnum

La información más variada de la red

Jun

23

El poder de la oración: sanación y curación


A todo cristiano se le permite rezar por la curación de un enfermo y ponerle la mano en la cabeza o en el hombro si ambas partes están de acuerdo.

Orar con confianza por la curación de un familiar, hacemos una fuerte oración del enfermo y, al mismo tiempo, dejar que Dios determine si cura y cómo lo hace: ésta es la tensión inherente a la oración de curación.

Laura, una monja implicada en las oraciones de curación, recibe feligreses que se acercan a ella solo para peticiones de sanación.

La oración para sanar a los enfermos

Lo que puede parecer difícil es en realidad bastante sencillo, explica Laura: «Comienzan las alabanzas y, dos o tres minutos después, llega la primera persona. Se presenta y nosotros hacemos lo mismo. Después, nos informa de la intención por la que quiere que se rece». Catalina pide permiso para poner la mano en su hombro; entonces abre su corazón al Espíritu Santo y reza a Jesús para que la cure.

Para los pies doloridos, las rodillas torcidas y los corazones destrozados » siempre rezo de forma muy sencilla y simple, diciendo: ‘En el nombre de Jesús, bendigo el pie’. Eso es fundamental, porque no soy yo quien cura, sino Jesús».

Aunque Laura a menudo desconoce si la curación que deseaba se produjo de esta manera, confía en que su oración no fue en vano y en que Dios es capaz de sanar.

¿Cómo hacemos la oración de sanación de enfermos?

Oraciones de curación

Oraciones de curación. Foto por @viriv a través de Twenty20.

La Biblia recoge numerosos casos en los que Jesús curó a los enfermos y también en los que envió a sus seguidores a curar a los enfermos. «No sólo los discípulos, sino todos nosotros», explican algunos sacerdotes.

Cuando Dios cura, demuestra a la gente en qué consiste el reino de Dios. «Dios desea la salvación del hombre. No sólo la salvación del espíritu, sino también la del cuerpo. Desea la salvación de toda la creación, de todas nuestras conexiones, tanto con él como con el resto de la creación».

Para Laura, que también es teóloga, el hecho de que Dios cure a los individuos cuando lo piden es evidente. «Es evidente para mí que si Dios está presente en su creación, también puede iniciar procesos de curación».

Hay numerosos milagros de curación comprobados, así como algunos lugares donde tales milagros se producen con mayor frecuencia, explicó «y ciertos individuos que poseen un carisma de curación». A lo largo de la historia ha habido relatos de esas personas».

En la Iglesia católica, el lugar habitual para rezar por la curación, es la unción de los enfermos. Sin embargo, la unción de los enfermos no consiste sólo en curar, sino también en fortalecer, para que lo que no se puede alterar se pueda soportar.

Además, hay misas especiales por los enfermos, varias oraciones de bendición y, por supuesto, la oportunidad de rezar por los enfermos durante las intercesiones del domingo.

Los recientes impulsos para detectar la oración por la curación de forma más vívida han surgido a través de varios movimientos de renovación, explicó Laura. «Este recurso que Jesús nos confió en la Iglesia está recibiendo una atención renovada hoy en día». Cuando las personas rezan en un grupo de oración o en una casa y comentan sus experiencias entre sí, es natural que también recen por la curación de los demás, explicó.

Dios no es una máquina capaz de hacer milagros

Laura se siente obligada a rezar por la curación. «Me gusta hacerlo y hacerme accesible en el círculo de oración para ello. Sin embargo, creo que todo el mundo es capaz de hacerlo», según la vienesa.

La capacidad y la voluntad de Dios de sanar, afirma, dependen enteramente de Él «Me veo como el preguntador. La curación está enteramente en Sus manos». Se trata de una zona de tensión por la que hay que navegar, explica.

Al final, no tendríamos forma de saber por qué Dios no cura a todo el mundo. «Dios también nos hace pasar de vez en cuando por pruebas. Es un Dios que conoce el dolor. Una cosa es cierta: no nos abandona en esas circunstancias».