Revista Maremagnum

La información más variada de la red

Ago

27

A qué se refieren los médicos cuando dicen «rasgos autistas»


Los rasgos autistas están en la periferia del espectro autista, ni son autistas ni son «normales». Aquí te explicamos lo que significa.

¿Qué es el autismo?

Los rasgos autistas están en la periferia del espectro autista: no son exactamente autistas, pero tampoco son del todo «normales».

Según una nueva investigación, por cada individuo del espectro autista que tiene un diagnóstico, hay otra persona que tiene síntomas autistas (como comportamiento repetitivo o problemas de comunicación) pero que no coincide con los criterios de diagnóstico.

¿Qué significa tener «rasgos autistas»?

Los rasgos autistas no son un diagnóstico reconocido. Las características del espectro autista están presentes en las personas con síntomas autistas, pero no lo suficiente como para cumplir los criterios de diagnóstico. El hecho de que los rasgos de la persona no tengan un impacto significativo en su vida es una razón común por la que no se establece un diagnóstico del espectro autista.

Libros aptos para el autismo Todos los libros sobre el autismo están en mi lista de lecturas recomendadas.
O que lo parezca desde fuera.

Rasgos autistas: ¿cuál es la diferencia entre ser autista y ser normal?
Para diagnosticar el espectro autista hay que cumplir un cierto número de criterios de muchos ámbitos, y los rasgos deben afectar a la persona en uno o más aspectos de la vida.

Rasgos autistas

Rasgos autistas. Foto por @photomasha_symchych a través de Twenty20.

Sin embargo, algunas personas pueden no cumplir todos los criterios de diagnóstico y aun así experimentar dificultades en determinadas áreas. Por ejemplo, pueden surgir dificultades en las siguientes áreas:

Las situaciones sociales son difíciles de comprender.

Es difícil hacer amigos y encajar en un grupo. Los niños pueden sentirse marginados en la escuela.
Dificultad para relacionarse con sus compañeros o clientes en el trabajo. Dificultad para alternar rápidamente entre diferentes actividades (por ejemplo, alternar entre trabajar en problemas de aritmética y hablar/responder).

Le cuesta entender las expresiones faciales o las insinuaciones sutiles.

Las pequeñas desviaciones de la rutina provocan mucha ansiedad.
Retrasos significativos en el desarrollo o el lenguaje (en los niños) debido a una escasa variedad de intereses.
Como puede ver en la lista, determinar si determinados retos son todavía normales o ya han entrado en el espectro autista es difícil. Muchas personas tienen intereses en los que son relativamente activos, y a muchas les resulta difícil hacer excelentes amistades.

El trastorno del espectro autista

Algunos autistas no hablan en absoluto y necesitan cuidados las 24 horas del día. Otros asisten a colegios públicos y estudian, pero pueden tener dificultades en el trabajo o vivir aislados socialmente. Algunos autistas han descubierto su vocación de padres y madres, pero les resulta difícil o agotadora la interacción social, y las luces de neón parpadeantes de la tienda les resultan intolerables.

El paso del espectro autista a la normalidad es variable, al igual que las diferencias. Las características autistas se encuentran en algún punto entre el autismo y la normalidad.

No está claro dónde debe trazarse la línea. Una persona con síndrome de Asperger puede ser diagnosticada por un psicólogo, mientras que los síntomas autistas pueden ser vistos por otro.

Trastorno del espectro autista

Los científicos han dividido el espectro autista en varios tipos de autismo debido a la diversidad de personas autistas. El autismo infantil (autismo de Kanner) y el autismo de Asperger (síndrome de Asperger), una forma moderada de autismo, son ejemplos de ello.

La CIE-10, el manual de diagnóstico autorizado, no incluye los rasgos autistas como diagnóstico. Simplemente afirma que el individuo presenta rasgos o comportamientos similares a los del autismo.