Revista Maremagnum

La información más variada de la red

Sep

11

Cultura Egipcia: Muestras de una civilización  Sorprendente y Fascinante


Cultura Egipcia: Muestras de una civilización  Sorprendente y Fascinante

La cultura egipcia no deja de sorprendernos, puesto que cada cierto tiempo surgen nuevos y fascinantes hallazgos que le dan aún más significancia a esta cultura que data desde hace mas de 6000 años y se conforma a partir de las diferentes prácticas y forma de vida, así como de costumbres y tradiciones propias de los egipcios. El antiguo Egipto se divide en 3 imperios el imperio antiguo el medio y el imperio nuevo.

Esta cultura se encuentra en el África, a orillas del Río Nilo expandiéndose a medida que los diversos imperios conquistaban nuevos territorios, suscitándose cambios en la medida en que los pueblos invasores (griegos, árabes y romanos) tenían contacto con los egipcios. Por sus construcciones surgió carcoma en la madera actual.

Origen de la Cultura Egipcia

La historia comienza 3000 años antes del nacimiento de Jesucristo, cuando surgen las primeras sociedades organizadas las cuales se encargaron de desarrollar un sistema de escritura que permitiera comunicarse inclusive a grandes distancias sin que otros tergiversaran la información. El antiguo Egipto fue la cuna de este legado histórico de la humanidad.

Aquellos habitantes del Antiguo Egipto eran nómadas y se desplazaban constantemente por el Valle  del rio Nilo concentrándose en dos grandes regiones: el Alto Egipto y el Bajo Egipto. Con la llegada al Poder del Faraón Menes en el 3100 a.c ambos pueblos se unifican.

La historia del Antiguo Egipto se divide en tres grandes momentos históricos muy diferenciados:

  • Imperio Antiguo: Se desarrolló en el 3000 hasta el 2050 a.c. (Se unifican el Alto y bajo Egipto). Se le da gran importancia a las artes y a las construcciones funerarias como las pirámides.
  • Imperio Medio: Se consolidó entre el 1050 y el 1800 a.c. En este periodo se observa un renacer en la economía, fortaleciéndose el poderío económico debido a un proceso de descentralización del poder político.
  • Imperio Nuevo: Comprende entre el 1567 a.c y el 1085 a.c. Se caracterizó por la expansión y conquista de nuevos territorios.

Fin del Imperio e inicio de una nueva era

Como ocurre con todos los imperios, el poderío llega a su fin en el 341 a.c, dominado por los persas, griegos y romanos. Y a partir del siglo IV, Egipto pasa a formar parte del Imperio Romano y luego del Imperio Bizantino.  A raíz de la invasión de los árabes en el siglo VII, se propagó dicha cultura por lo que se difundieron el idioma y la religión islámica hasta el siglo XVI.

Finalmente en el siglo XVIII las tropas francesas de Napoleón invaden Egipto, por lo que años más tarde y luego de guerras civiles, en 1805 se declara La Independencia de Egipto. En el siglo XX, Egipto sufre los debacles  de sucesivas dictaduras destacándose la de Hosni Mubarak, quien posteriormente es derrocado. En el 2013, luego de un golpe de Estado, Egipto es considerada República Democrática Parlamentaria.

Campo de estudio de la Cultura Egipcia

El campo de estudio es amplio, por lo que egiptólogos se han ocupado de profundizar en diferentes ámbitos, ya que esta cultura abarca ciencias, artes (pintura, escultura etc…), astronomía, religión, escritura, matemáticas, medicina, arquitectura, construcciones. Algunos de los monumentos más importantes y que trascienden como legado de la humanidad son los templos, las matabas, hipogeos y las pirámides.

Politeísmo como Religión

En cuanto  a la religión, se ha demostrado que los egipcios eran politeístas, es decir eran adoradores de varios dioses o deidades, además eran antropomorfistas, esto significa que atribuían cualidades y características humanas a los animales.

Los dioses más comunes fueron: Seth (Dios de la guerra), Isis (Diosa de la fertilidad), Anubis (Dios de los muertos), Horus (Dios del cielo), Osiris (Diosa de la prosperidad), Ra (Dios del Sol) y Thot (Dios de la sabiduría).

Estos dioses en ocasiones eran presentados con cabezas de animales, y su creencia en la existencia del cuerpo y el alma, la cual seguía viva después de la muerte los llevó a construir grandes monumentos funerarios a sus faraones y eruditos para que su existencia en el más allá siguiera siendo gloriosa.

Esta religión profesaba que algunos cuerpos celestes y elementos naturales observados en la tierra y el cielo también eran sagrados así como algunas plantas y animales. Rendían culto llevando a cabo ceremonias mágicas celebradas en templos dirigidos a dioses nacionales y locales.