Revista Maremagnum

La información más variada de la red

Feb

18

5 recomendaciones para aprender cómo orar


Aunque pueda parecer que enseñar a orar es algo que no se puede realizar, en realidad sí que se pueden transmitir algunas sugerencias o consejos para que esa comunicación con Dios se puede llevar a cabo del mejor modo posible.

Ten en cuenta que pese a ser una relación que se establece de modo personal y particular en cuanto a que cada persona es un mundo en sí misma, no está de más pensar y analizar las sugerencias de hombres de fe sobre cómo orar.

5 recomendaciones para aprender cómo orar

Recomendaciones para aprender cómo orar

Una vez se lee la Biblia con detenimiento se puede llegar a la conclusión que no sólo es necesario recordar las oraciones al espiritu santo o cualquier otra, sino que es un requisito aprender a orar, destacando sobre ello que no se trata de las palabras por mencionar, sino el modo en el que se lo hace.

Piensa en que en la actualidad lamentablemente muchos líderes de la Iglesia han actuado de forma irresponsable al evitar dedicar parte de su tiempo a la enseñanza de cómo orar.

5 consejos para orar todos los días

  • Usar la cabeza al orar. No se trata únicamente de repetir una serie de palabras sin analizar lo que se está mencionando. Es fundamental trabajar sobre ello, ya que en todo momento interpretar por qué se ora y qué se ora es necesario. En cuanto se adquiera este hábito se llegará a otro nivel en esa conexión que se establece con Dios mediante la oración.
  • El propósito de la oración. Ser crítico ante lo que se hace es clave en este tipo de situaciones. Recuerda el punto anterior y hazlo todos los días para que encamines tus esfuerzos al orar por el camino correcto de acuerdo con las enseñanzas del Señor.
  • Profundizar en la Palabra de Dios. Complementa el sermón que escuchas en la Iglesia o tu oración con pasajes que puedes leer en la Biblia. La vida de un creyente debe estar atravesada en todo momento por las enseñanzas del Señor.
  • Memorizar pasajes de la Biblia. Esta es una estrategia válida para que tu oración sea bíblica. Sugerimos ir a los Salmos e ir seleccionando cada uno de ellos de acuerdo con las situaciones específicas que estés atravesando. Memorízalos y repítelos con tu oración.
  • Ser una persona de oración. Finalmente, lleva a la práctica todo aquello que estás diciendo al orar, ya que en última instancia esto es lo que importa.